lunes, 1 de agosto de 2016

Segundo Día de Ayuno y Oración


No sé qué puedes estar pasando, que problema o situación puedas estar afrontando, matrimonios a punto de divorciarse, hijos rebeldes, falta de trabajo, deudas, familias cada vez menos unidas…pecados que no podemos dejar de practicar…NUESTRA TIERRA ESTA ENFERMA AMADAS.

Amadas hermanas si te preguntas, ¿qué es nuestra tierra?, nuestra tierra es todo lo que pisan la planta de nuestros pies, es donde vivimos donde nos desenvolvemos… nuestro país, nuestra ciudad, nuestro barrio, nuestra escuela, colegio, universidad, nuestra familia, nuestro matrimonio, nuestra generación, nuestro trabajo.

Debemos volver nuestra mirada a nuestro Señor y clamar y humillarnos pidiendo perdón por todo lo que podamos haber hecho que haya sido contrario a la Palabra de Dios. Debemos arrepentirnos y clamar a Dios por todo lo nuestro…pidiendo a nuestro Dios por misericordia, no solo para nuestra vida. Sino también para todos los nuestros.

La desobediencia, y falta de someternos a la Palabra del Señor, ha permitido que la tierra se convierta en tierra mala y estéril, trayendo consigo muchas consecuencias tristes y dolorosas, lo cual estorba en el propósito de Dios para nuestra vida.

En la palabra de Dios  hay muchas promesas para esas tierras que desean ser restauradas, una de esas citas está en:


Isaías 58:8:14
“¡Así procedes, tu luz despuntará como la aurora, y al instante llegará tu sanidad; tu justicia te abrirá el camino, y la gloria del Señor te seguirá. Llamarás, y el Señor responderá; pedirás ayuda, y él dirá: ¡Aquí estoy! "Si desechas el yugo de opresión, el dedo acusador y la lengua maliciosa, si te dedicas a ayudar a los hambrientos y a saciar la necesidad del desvalido, entonces brillará tu luz en las tinieblas, y como el mediodía será tu noche. El Señor te guiará siempre; te saciará en tierras resecas, y fortalecerá tus huesos. Serás como jardín bien regado, como manantial cuyas aguas no se agotan. Tu pueblo reconstruirá las ruinas antiguas y levantará los cimientos de antaño; serás llamado reparador de muros derruidos, restaurador de calles transitables. "Si dejas de profanar el sábado, y no haces negocios en mi día santo; si llamas al sábado delicia, y al día santo del Señor, honorable; si te abstienes de profanarlo, y lo honras no haciendo negocios ni profiriendo palabras inútiles, entonces hallarás tu gozo en el Señor; sobre las cumbres de la tierra te haré cabalgar, y haré que te deleites en la herencia de tu padre Jacob." El Señor mismo lo ha dicho.”

Tengo el anhelo y el deseo de que continuemos orando juntas, y que lo hagamos en un mismo espíritu y que le digamos al Padre que esta Palabra que él nos ha dado pueda transformar nuestra vida de tal manera que podamos ver la sanidad y la restauración de nuestra tierra.


ORACIÓN:
Amado Padre, te queremos dar muchas gracias por la Palabra que tú nos has dado, esta Palabra sabemos que no vuelve vacía, y que en tu corazón está restaurar tu pueblo, en tu corazón está sanar nuestra tierra... pero esto sucederá cuando verdaderamente nosotras reconozcamos que hemos pecado delante de ti, cuando cada una de nosotras reconozcamos que no hemos hecho lo bueno delante de ti, cuando cada hija tuya vuelva delante e ti, buscándote con un corazón contrito y humillado, cuando cada hija tuya venga a ti Señor, arrepentida, avergonzada de sí misma por lo que ha hecho, entonces es cuando tú actúas en nosotras y perdonas y sanas nuestra tierra. 
Y en el nombre de Jesús te pido que sanes nuestra tierra.


Dios las continúe bendiciendo, amadas mujeres de Fe.


No se les olvide amadas hermanas, de dejar sus peticiones de oración, aquí en el Blog o en la página de Facebook. 





No hay comentarios.:

Publicar un comentario