miércoles, 25 de noviembre de 2015

Mi declaración de fe

Creo que el poder transformador del evangelio de Cristo (revelado en las Escrituras) es el único medio por el cual Dios regenera, salva y transforma al pecador.

Las Santas Escrituras

Creo que la Biblia es la Palabra inspirada, infalible, y autoritativa de Dios, por fe sostengo que la Palabra de Dios es inerrante en sus escritos originales, suficiente, segura e infalible regla de fe y obediencia salvadora del creyente, sus verdades son absolutas y eternas.

(Mateo 5:18; 2 Timoteo 3:16-17; 2 Pedro 1:21)

Dios y la Santa Trinidad

Creo en un solo Dios, quien es eterno e inmortal, el Creador y soberano de todo el universo, infinito, omnisciente, omnipresente, omnipotente, e inmutable, Dios santo, justo, compasivo, amor, misericordioso, y bondadoso, el cual subsiste eternamente en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo cada una de las cuales posee por igual todos los atributos de la deidad y las características de la personalidad.

(Deuteronomio 6:4; Colosenses 1:16) (2 Corintios 13:14) (Salmo 90:2) (1 Timoteo 1:17), (Salmo 93:1) (Salmo 139:1-6) (Juan 10:30) (1 Pedro 1:3) (Efesios 2:8) (Salmo 139:7-13) (Isaías 6:3), (Apocalipsis 19:6) (Malaquías 3:6) (Deuteronomio 32:4) (Romanos 8:28) (Éxodo 9:27). (1 Juan 4:8) (1 Timoteo 2:5) (Salmos 90:2) (Mateo 28:19)

Jesucristo

Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios, la segunda persona de la trinidad, el cual es preexistente, coigual y coeterno con el Padre.

(Mateo 1:21; Juan 1:1, 2; Colosenses 1:15).

Creo que Jesús, el Dios unigénito fue concebido por obra del Espíritu Santo, naciendo de la virgen María a fin de revelar a Dios Su Padre y proveer los medios de salvación para redimir a todo aquel que se arrepiente y cree en él, Jesucristo llegó a ser plenamente hombre, sin dejar de ser plenamente Dios.

Mateo 1.20; Lucas 1:35; Juan 1:14,18; Juan 3:16-17;

Creo en su vida perfecta y sin pecado, quien vivió plenamente cumpliendo y obedeciendo la Ley de Dios perfectamente, creo en su muerte expiatoria, sepultura, resurrección y ascensión al cielo, quien ahora esta exaltado a la diestra de Dios, como nuestro Supremo gran sumo Sacerdote y Rey, cumpliendo su ministerio de Representante, Intercesor y abogado a favor nuestro.

(Lucas 2:40; II Corintios 5:21; Hebreos 4:15; 1 Pedro 2:22-23; Romanos 5:6-8; Hechos 1:9-11; Hebreos 9:24; Hebreos 7:25; Romanos 8:34; 1 Juan 2:1-2)

Creo que el sacrificio de Cristo es suficiente para todos, pero eficaz solo en aquellos que creen en él y en su obra sustituta y expiatoria hecha en la cruz del calvario para la redención de sus almas, creo en Jesucristo como único y suficiente Salvador, cumplió nuestra redención por medio de su vida y muerte en la cruz como sacrificio vivo, representante y substituto; y que nuestra salvación, justificación y redención están aseguradas por su resurrección de entre los muertos, la cual fue literal y corporal.

(Juan 1:29; Romanos 3:24-25; Romanos 10:9-10; 2 Corintios 15:1-4; 1 Corintios 1:30-31; 1 Corintios 15:12-22)

El hombre y su Caída

Creo que el hombre fue creado por Dios, a su imagen y semejanza, lo que implica que es un ser moral, el cual posee intelecto, emociones y voluntad, fue creado por Dios sin pecado, con la capacidad de escoger entre el bien y el mal, pero pecó por decisión propia, distorsionando la imagen de Dios y esclavizando su voluntad y la de su descendencia al pecado. Por tanto, él está destinado a la condenación eterna a menos que sea regenerado por el Espíritu Santo.

(Génesis 1:27), (2 Timoteo 2:25-26; Romanos 8:6-7; Romanos 7:14; Juan 8:34,36)

La Salvación

Creo que la salvación es un regalo de Dios, el cual se obtiene solamente por gracia mediante la fe en Jesucristo, la salvación es de Dios de principio a fin.

Dios Padre, escogió incondicionalmente a los que han de ser salvos por la fe en Cristo,

Dios Hijo los redime del pecado y de la condenación para otorgarles la vida eterna y;

Dios Espíritu santo les imparte una nueva vida espiritual (regeneración).

Creo que aunque la salvación es una decisión soberana de Dios antes de la fundación del mundo, la Palabra de Dios nos enseña que el hombre es responsable ante él de arrepentirse y poner su fe en Jesús para la salvación de su alma, de manera que es inexcusable delante de Dios.

Creo que aunque no somos salvos por obras, si somos salvos para buenas obras.

Creo que por la naturaleza del sacrificio de Cristo en ser eficaz, suficiente y perfecto, todos aquellos que verdaderamente se han arrepentido y han puesto su fe en Cristo como su Señor y Salvador están eternamente seguros en la salvación, guardados por el poder de Dios, seguros y sellados en Cristo para siempre.

(Efesios 1:4-6; Efesios 2:8-10; (Juan 6:37-40; 10:27-30; Romanos 8:1, 38-39; Efesios 1:13-14; 1 Pedro 1:5; Judas 24).

La Iglesia

Creo que la Iglesia es la comunidad de fe que confiesa a Jesucristo como Señor y Salvador, esta Iglesia es el templo del Dios viviente, el cuerpo de Cristo y su esposa, está compuesta por aquellos que han aceptado su sacrificio redentor por la fe en Cristo, han sido lavados en su sangre, han sido regenerados y han sido adoptados como hijos de Dios.

Creo que la Iglesia ha sido llamada a ser santa y sin mancha; y a esta Iglesia se la ha dado la responsabilidad de proclamar la obra de la redención y de dar a conocer el evangelio de Cristo.

Creo que Cristo instituyó las ordenanzas del Bautismo y la santa Cena para que fuesen celebradas por los creyentes solemnemente como un recordatorio de lo que Él hizo por nosotros en el calvario, el bautismo de los creyentes en agua es por inmersión y es un símbolo de nuestra identificación con Cristo en su muerte y resurrección, la Cena del Señor es un recordatorio de la muerte de Cristo y el derramamiento de Su sangre, el cual Él derramó para rescatarnos de la condenación eterna.

(Mateo 28:19-20; Hechos 2:41-42; 18:8; 1 Corintios 11:23-26). (Lucas 22:19-20;)

El Futuro                                                               

Creo en la venida personal e inminente del Señor Jesucristo para arrebatar a Sus santos e inaugurar el Reino donde él reinará con ellos, mientras tanto los creyentes deben esperar a su Señor y Salvador viviendo sus vidas de tal manera que den gloria a Dios a través de Jesucristo. La iglesia debe ocuparse en el trabajo de la predicación del evangelio y del discipulado, proclamando el Evangelio de Cristo para salvar y transformar vidas.

(Lucas 1:32-33). (1 Tesalonicenses 4:17-18);


3 comentarios:

  1. muy de acuerdo con ud cn respecto a lo q cree yo tambien asi lo creo...d dond eres? como podriamos hacer para hablar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amén amada hermana y amiga en Cristo...que bendición que ya podamos estar comunicandonos! te bendigo!!!

      Eliminar
    2. si mi hnita linda estoy Feliz por eso. Dios me la puso en mi camino por un proposito grande..Amén

      Eliminar